Terapia de pareja

La relación de pareja

ocupa uno de los lugares más importantes de la vida en la etapa adulta, no sólo por el tiempo e intimidad que se comparten en ella, sino porque además ayuda a crecer como personas, siempre y cuando la confianza, la comunicación y el respeto sean sus pilares básicos.

En algún momento de la relación puede surgir una crisis, y a pesar de que sigue estando presente el sentimiento amoroso, se pone en peligro la continuidad de la relación. A menudo, con la pareja se repiten patrones de conducta que fueron aprendidos en la infancia, de los cuales no hay conciencia, y que con frecuencia marcan la relación desde el conflicto, la dependencia emocional, el miedo a sufrir y la desconfianza que éste conlleva, cargando la convivencia diaria de recelos y resentimiento.

Acudir a terapia de pareja cuando surgen estas dificultades, puede ser la oportunidad para tomar conciencia de qué aspectos facilitan que se dé una relación sana y equilibrada, y cuáles, por el contrario, están obstaculizando el crecimiento. Cada uno aporta a la relación sus valores, inquietudes, cualidades, su propio carácter, los vínculos con la familia de origen, y a su vez, va a trasladar a la pareja aspectos más problemáticos de sí mismo, como sus propias inseguridades o conflictos de la infancia no resueltos que pueden provocar una ruptura, y darse cuenta de ello ayudará sin duda a que la relación pueda seguir creciendo.

La metodología va a depender de las características de cada pareja. Habitualmente, las sesiones tendrán momentos en los cuales se trabajará conjuntamente, alternados con otros donde se cree el espacio para trabajar cada uno por separado, analizando las propias dificultades, miedos y patrones relacionales que pueden estar afectando a la relación, y a la vez identificando y expresando sus necesidades, para después poder negociarlas con el otro miembro de la pareja.

La terapia de pareja puede ser el espacio necesario que os ayude a escucharos y comprenderos el uno al otro, puntos esenciales para compartir una relación amorosa plena que colme vuestras necesidades afectivas y sexuales satisfactoriamente.